La tercera es la vencida para el ITESM Monterrey

Se vivió una nueva edición del clásico universitario de futbol asociación femenil entre la UANL y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Monterrey, el tercero de forma consecutiva y que se definió en tanda de penales con marcador de 5 a 3 goles.

En 2015 y 2016, el tanteador favoreció a las Tigres de la UANL; en esta edición de la Universiada Nacional, las vencedoras fueron las Borreguitas del ITESM Monterrey. Las acciones y emociones encontradas se vivieron en el Estadio Gaspar Mass.

Crónica de un clásico

Desde las alineaciones se veía que ambas escuadras sacarían lo mejor de su arsenal.

Por la UANL: 1 Ofelia Solís, 3 Shayda Moyiles, 4 Akemi Yokoyama, 87 Nayeli Munguía, 21 Andrea Balderas, 9 Valeria Valdez, 8 Karen Canizales, 13 Karen Luna, 12 Novali Armenta, 28 Julisa Dávila y 26 Sosaña Muñoz.

Por el ITESM campus Monterrey: 1 Stefani Jiménez, 17 Estefanía Bermúdez, 19 Mariana Cadena, 8 Carolina Cepeda, 2 Areli Bermúdez, 23 María Fernanda Pontigo, 6 Cristina Ferral, 4 Rebeca Bernal, 22 Isabel Leal, 5 Athziri de la Rosa y 20 Daniela Solís.

En los primeros minutos se vio la táctica de cada plantel. Buscaban apoderarse de la media cancha, la zona más transitada con la formación 4 – 5 – 1 por parte de ambas escuadras. Un equipo local muy intenso y de ritmo cambiante, a la par de unas visitantes con imprecisiones y nerviosismo en los primeros minutos.

A los nueve minutos de acción, un error de comunicación en la zaga del Tecnológico de Monterrey fue aprovechado por la capitana felina Sosaña Muñoz, quien tras una gran conducción define pegado al poste, cruzando a la portera Stefani Jiménez para dejarla sin posibilidad de llegar a tocar el balón.

En pocos minutos, justamente al 16 del partido, sucede la modificación de táctica con el ingreso de Diana López y la salida de Isabel Leal, transformando la estrategia con tres volantes ofensivos, una delantera fija y Daniela Solís como referencia.

Con el transcurso de los minutos, se vio a unas Borreguitas mejor plantadas y a unas Tigrillas con pases forzados y desconcentraciones en la marca; el medio tiempo fue un alivio para las felinas ante los embates de las jóvenes del ITESM. Hasta este punto se había llevado una primera mitad muy limpia y fluida.

El todo o nada

Empezando la segunda mitad entró Kenia Gaona en lugar de Karen Luna. En tanto, se veía una tónica idéntica a la del final del primer tiempo, con las visitantes encima de las locales a sabiendas de los riesgos que correrían en toda la segunda mitad.

Al 55, se vino otro cambio táctico desde la banca albiazul con la entrada de Alejandra Alanís y la salida de Areli Bermúdez. Mientras el equipo de la UANL no modificaba, las Borreguitas empezaron a tener mayor llegada, representando más peligro que en el primer tiempo.

Con el pasar de los minutos, la desesperación de las Borreguitas y la asfixia táctica que recibían las felinas, el partido se volvió más ríspido. Shayda Moyiles recibió un golpe que le obligaría a salir más adelante en el juego.

Ya viendo el desgaste de las jugadoras, al minuto 75 y 76 se realizaron dos cambios felinos: salió Novali Armenta y Nallely Munguía para ser reemplazadas por Marcela Mejía y Yashira Barrientos, respectivamente.

Una falta a favor del Tecnológico de Monterrey fue aprovechada de forma magistral por Rebeca Bernal para igualar el tanteador.

La heroína del partido

Terminado el tiempo oficial, la tanda de penales aguardaba para definir al finalista de este choque. Con un cambio de guardameta de última hora, Rebeca Bernal quedó entre los tres palos blancos para las Borreguitas.

Las del Tec serían quienes cobrarían primero. El primer penal fue errado por Rebeca Bernal, mientras que Marcela Mejía anotó su disparo para la causa de la UANL.

El segundo penal fue bueno para ambas escuadras, siendo Carolina Cepeda y Valeria Valdez las anotadoras por cada equipo. El tercero marcó el rumbo de los penales ya que Diana López del Tec anotó pero Valeria Vicencio voló su disparo, empatando 2 – 2 de forma parcial.

La capitana del Tec Cristina Ferral anotaría su cobro; no obstante, el disparo de Ana Saucedo de la UANL fue atajado por Rebeca Bernal. El quinto definitivo estaba a la orden, pero fue errado por Kelly Cervantes. Con la esperanza de ir a muerte súbita, Yashira Barrientos cobró su penal a la izquierda, mismo que atajó Rebeca Bernal, volviéndose la heroína de su equipo y llevándolo a la final.

Al final del encuentro, el entrenador Carlos Marcos expresó: “Después de este partido, puedo esperar lo que sea el día de mañana. Ellas [Tigres] nos habían ganado los penales 5 – 4 en las últimas dos Universiadas. Estamos muy contentos, mañana buscaremos el oro”.

Por: Jhovany Zarazúa.

Compartir enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page